dreamstimefree_8345807

Se escucha muy a menudo la expresión que las PYMES (Pequeñas y Medianas Empresas) son la columna vertebral de la economía de un país. Esto es particularmente cierto en realidades como la de Italia y España donde las PYMES representan una parte muy importante del tejido empresarial nacional. Sin embargo, este tipo de empresas son generalmente las más vulnerables a los grandes retos de la economía mundial o nacional, como la globalización, las crisis económicas y los cambios de paradigma generados por los avances tecnológicos.

Esta vulnerabilidad no se debe solo a razones de tipo económico/financiero, sino también a la dificultad de estas empresas de acceder al know-how, los conocimientos necesarios para poder enfrentar estos desafíos y superarlos.

Surge entonces la pregunta: ¿podríamos los Interim Managers contribuir para que las PYMES puedan superar los desafíos que les plantea el mercado? En mi opinión la respuesta es sencilla: ¡Sí!

Hace unas semanas definimos qué es un Interim Manager y cuál es su aplicabilidad a las empresas. En esta ocasión queremos explorar cómo esta figura puede aportar valor agregado a la Pequeña y Mediana Empresa.

Relación entre Interim Managers y grandes empresas

Tradicionalmente los Interim Managers se han involucrado en proyectos dentro de empresas de grandes dimensiones y multinacionales. Según la experiencia del sector, el tamaño de la empresa está directamente relacionado con su propensión a contratar Interim Managers para proyectos de cambio dentro de la organización.

Nuestra experiencia en Savesa en los últimos 10 años no se ha distanciado de este patrón: nuestros clientes han sido siempre grandes empresas, la mayoría multinacionales, que nos han contratado para apoyarlos en proyectos de cambio de envergadura a nivel europeo.

Una de las razones de ello es ciertamente que las grandes empresas, sobretodo las multinacionales, conocen muy bien el concepto del Interim Management y confían en el valor agregado que esta figura aporta a sus organizaciones. Consecuentemente, es fácil entender que los profesionales del Interim Management hemos concentrado nuestras acciones hacia este tipo de clientes.

Relación entre Interim Managers y PYMES

Sin embargo, según datos del Ministerio de Economía, Industria y Competitividad del pasado mes de octubre, en España el 45,5% de las empresas tienen entre 1 y 249 asalariados. Los Autónomos (o empresas sin asalariados) constituyen el 54,4%, mientras que sólo el 0,1% de las empresas tienen 250 asalariados o más. Es decir, el 99,9% de las empresas españolas son PYMES.

Estas empresas tienen un enfoque de la contratación del personal –y por lo tanto de sus conocimientos– tradicional, basado en el modelo de la incorporación en plantilla. Eventualmente recurren al apoyo de los consultores en temas de los que no disponen del conocimiento internamente, o externalizan funciones por las que no le es económicamente viable mantener personal interno (como por ejemplo la contabilidad).

Son muy pocos los directivos de PYMES que han tenido contacto o conocen de algún modo la figura del Interim Manager, y aún menos los que creen que en su realidad empresarial puedan utilizar esta figura, también por un tema de capacidad económica. Esta es seguramente una de las causas del desconocimiento del concepto del Interim Management en el entramado empresarial español.

Como he apuntado antes, parte de la responsabilidad de esto es imputable seguramente a nosotros los Interim Managers, y en Savesa desde hace un tiempo hemos estado reflexionando sobre cómo podemos revertir esta situación.

Cambio de paradigma

De hecho, es nuestra convicción que las PYMES pueden obtener mucho provecho de la contratación de un Interim Manager para resolver situaciones excepcionales de cambio que le permitan superar mejor los retos que le plantea el mercado.

Esta convicción es compartida también por otras empresas en España, y gracias a ello la Asociación Interim Management España (AIME) realizó a principios de este mes un evento en conjunto con la Confederación de Empresarios de Aragón (CEOE Aragón) para acercar a las PYMES aragonesas a este concepto y sus ventajas.

Asistiendo a este evento pude ver confirmadas y compartidas algunas de las reflexiones que hemos venido haciendo en Savesa desde hace un tiempo.

La primera es la traducción del término al español. En otro de nuestros posts he comentado que desde hace años utilizamos la expresión ‘Ejecutivos de alquiler’, como una simplificación del concepto del Interim Management para hacerlo más comprensible a quien no lo conoce. Con esta misma finalidad en el AIME utilizan la expresión ‘Alquiler de directivos’.

La segunda es la adaptabilidad del concepto a la capacidad económica de las PYMES. Es indiscutible que son pocas las PYMES que puedan permitirse los 100 a 150 K€ anuales que se requieren para contratar a un ejecutivo de elevada capacidad, preparación y experiencia, para incorporarlo en su organización de forma permanente.

Sin embargo, el Interim Management puede perfectamente cubrir esa brecha gracias a su adaptabilidad a las necesidades del cliente. Esta adaptabilidad se basa en 3 pilares fundamentales:

  • colaboración part-time o full-time por tiempo delimitado;
  • flexibilidad en la configuración de los honorarios;
  • pero sobretodo la vinculación a resultados.

Conclusión

El Interim Management puede constituir la mejor solución para que las PYMES puedan acceder a ejecutivos con los conocimientos y la experiencia necesarias para ayudarles a enfrentar y superar los retos que plantea una realidad de mercado cada vez más compleja, a través de fórmulas de contratación que pueden estar perfectamente al alcance de sus capacidades económicas.

¿Pueden los Interim Managers apoyar a las PYMES?
Valora este artículo